Las lesiones deportivas se ven incrementadas en la temporada estival por el aumento de las prácticas deportivas al tener más tiempo libre y mejor clima, este aumento del ejercicio físico generalmente va precedido de largos periodos de inactividad deportiva durante el año, lo que conlleva un aumento de lesiones osteoarticulares.

Las principales causas de lesiones en la práctica deportiva estival obedecen a:

  1. Falta de preparación física por la inactividad deportiva durante todo el año.
  2. Entrenamiento inadecuado y falta de técnica.
  3. Utilización de material inadecuado para la práctica deportiva.

Según diferentes estudios se considera que un 25% de las lesiones son por falta de entrenamiento o preparación física inadecuada y un 25% por fatiga o sobreesfuerzos por un intento de compensar el ejercicio no realizado antes del verano.

LESIONES MAS FRECUENTES

La lesiones más frecuentes son diferentes según el deporte que se realice durante el periodo estival. En general las lesiones más frecuentes son banales o leves y de rápida recuperación, pero existen lesiones graves como las lesiones vertebrales cervicales al zambullirse de cabeza en zonas poco profundas de playas y piscinas, con consecuencias nefastas en la salud del deportista.

En los deportes de playa que se practican en la arena (futbol playa, vóley playa y deportes de raqueta) son frecuentes las lesiones en pie, tobillo y rodilla a nivel del miembro inferior y codo y hombro a nivel del miembro superior. Siendo lo más frecuentes tendinitis y esguinces de tobillo y rodilla por la práctica del deporte en terreno irregular y descalzos y a nivel del miembro superior, las más frecuentes son epicondilitis laterales (codo de tenista) y epitrocleitis o epicondilitis mediales (codo del golfista) y tendinitis y sinovitis en muñeca. En deportes como el vóley o de lanzamiento, las omalgias (dolores en hombro) son frecuentes por tendinopatías y sobrecargas musculares. Menos frecuentes son las lesiones mayores, como fractura de los dedos de los pies, tobillos y otras articulaciones y lesiones meniscales y de ligamentos cruzados de la rodilla.

pantillas corredor

En natación, los problemas en los hombros en deportistas ocasionales, son los más frecuentes, debido a la alta exigencia de las estructuras anatómicas de los hombros para la natación además de lesiones musculares.

El “running” y cualquiera de sus modalidades, genera lesiones sobre todo a nivel del miembro inferior, especialmente metatarsalgias y fascitis plantares (generalmente asociadas a un calzado no correcto y por la práctica de estas actividades en terreros no adecuados) además podemos tener esguinces y tendinopatías de tobillo o rodilla (rodilla del corredor o tendinitis de la cintilla iliotibial) y lesiones musculares.

En deportes de contacto (fútbol, balonmano…) además de las comentadas anteriormente, pueden existir lesiones más graves como roturas del ligamento cruzado anterior, periostitis o fracturas y luxaciones articulares.

Hay deportes (ciclismo, equitación….) donde las caídas conllevan desde contusiones y heridas leves a lesiones más severas como fracturas, luxaciones o traumatismos craneales.

La zona lumbar es una estructura anatómica sensible a lesionarse en cualquier tipo de deporte, por eso es imprescindible como veremos más adelante una correcta preparación previa a la realización del deporte.

En general las lesiones se caracterizan por dolor, inflamación (aumento de la temperatura local) e impotencia funcional, en caso de fracturas y luxaciones además existirá deformidad de la zona anatómica lesionada.

Cuando un deportista se lesiona, es muy importante distinguir entre una lesión leve de una grave. Un esguince o tendinopatía por torsión o sobrecarga, requiere reposo y frio local, éste nunca se debe aplicar directamente sobre la piel, sino protegido con un paño para evitar lesiones por congelación en la piel. Si con estas medidas no mejora en 24 o 48 horas es recomendable la valoración por un médico.

En lesiones severas o importantes, es fundamental inmovilizar el miembro lesionado con lo que se tenga a mano, no manipular la zona lesionada, frío local, no dar de beber líquidos al lesionado y la valoración urgente por un médico.

Toda lesión, leve o grave, necesitará un periodo de inactividad y reposo, que estará en función del tipo de lesión. En lesiones banales, la falta de reposo puede generar una lesión crónica que precise medidas mayores para su curación, además de las medidas terapéuticas indicadas por el médico cuando proceda.

DECÁLOGO PARA LA PREVENCIÓN DE LAS LESIONES DEPORTIVAS

  1.  Actividad física progresiva. El deporte estival debe programarse de forma escalonada y progresiva. Hay que evitar hacer en pocos días lo que no se ha hecho en todo el año. El sobreesfuerzo sin preparación física genera lesiones por sobrecarga muscular y articular.Estiramiento
  2. Calentamiento antes de iniciar cualquier práctica deportiva. Dedicar unos 15 minutos al calentamiento de nuestro sistema osteomuscular nos permitirá que nuestros músculos, ligamentos y articulaciones estén preparados para el esfuerzo de la práctica deportiva.
  3. Finalización progresiva de la actividad física y estiramientos. Permite una redistribución de la sangre en el cuerpo y una relajación de las fibras musculares sometidas a una tensión y contracción intensa durante la práctica deportiva. Si realizas estiramientos correctos reducirás el cansancio muscular, favorecerás la movilidad articular y la resistencia muscular.
  4. Equipamiento adecuado. Muchas de las lesiones se producen por una falta de material deportivo adecuado, es imprescindible llevar el calzado corecto en función de la actividad a realizar, no es lo mismo unas botas para hacer senderismo que unas zapatillas para hacer “running”. El calzado inadecuado genera múltiples lesiones en los pies y en miembros inferiores (tobillo, rodillas, caderas). La ropa adecuada nos hará más confortable nuestra actividad, facilitará una transpiración correcta y evitará rozaduras y erosiones en la piel.
  5. Protecciones. Cada deporte es subsidiario de medidas de protección adecuadas y deben ser obligatorias para el deportista como cascos, guantes, coderas, rodilleras, espinilleras. Su utilización en caso de caídas minimizará las lesiones. La protección solar es fundamental para evitar lesiones en la piel si se van hacer actividades con exposición solar.
  6. Hidratación. En nuestro entorno las temperaturas son muy elevadas. El calor y el esfuerzo provoca sudoración intensa con pérdida de agua y electrolitos que hay que ir reponiendo de forma continua.
  7. Evitar los deporte en horas extremas de calor. Evitaremos deshidrataciones severas y cuadros sincopales o golpes de calor que pueden tener consecuencias graves.
  8. Enfriar las articulaciones. La crioterapia o utilización del frío en las articulaciones tiene efectos beneficiosos en nuestras articulaciones y músculos por su efecto vasoconstrictor, analgésica y antiinflamatorio.
  9. Establecer programaciones de la actividad. El deporte después de un periodo de inactividad requiere una práctica moderada y progresiva, incrementando las exigencias en función de la progresión del deportista. Los periodos de descanso son imprescindibles. Si se van hacer deportes de alta demanda o esfuerzo es imprescindible realizarse revisiones médicas con pruebas de esfuerzos antes de iniciar cualquier programa deportivo estival.
  10. Correcta alimentación. En ocasiones la actividad física estival se asocia con dietas hipocalóricas para adelgazamientos. El desequilibrio entre actividad física y alimentación, puede generar desequilibrios metabólicos con consecuencias patológicas. Es fundamental el aporte adecuado de nutrientes para estar en condiciones óptimas para la práctica deportiva.

 

Man running

“El deporte es saludable cuando se realiza en condiciones óptimas, ponlas para disfrutar del deporte y del aire libre. Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán”.  

 

                                                                                                             Eduardo Sánchez Alepuz

                                                                                                             La Vallesa a 29 de Julio de 2016

Comparte en tus redes sociales